Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Encofrados y Andamios para la construcción

Estadio Nacional, Brasilia, Brasil

Alto rendimiento en procesos constructivos estrictos

Descripción

El más conocido como Mané Garrincha, será una de las sedes principales del Mundial de fútbol de 2014. Tras la demolición del antiguo estadio, este nuevo complejo albergará a más de 71.000 espectadores en una superficie de 188.000 m2.

Esta obra afronta varios retos: Casi 5.000 toneladas de producto auxiliar, en un proceso constructivo con menos mano de obra y un reducido plazo de ejecución, siempre bajo un estricto nivel de seguridad.

Solución ULMA

La peculiaridad de este estadio son las 288 columnas de 46 m de altura que recorren el recinto, sobre las que se apoya el anillo de compresión. Para la ejecución de pilares circulares de 1,20-1,50 m de diámetro se empleó el encofrado CLR en tongadas sucesivas de 4 m. El sistema BRIO como plataforma de trabajo garantizó la seguridad de los trabajadores a gran altura.

La construcción del anillo de compresión (22 m de ancho y 46 m de altura) supuso el gran reto de este proyecto desde el punto de vista técnico. Es aquí donde ULMA aportó su valor como empresa de vanguardia en tecnología de encofrados. Las Estructuras MK, apoyadas sobre consolas ancladas en los 288 pilares, soportaron la estructura del anillo, lo que evitó   el uso de un gran volumen de cimbra tradicional y supuso un considerable ahorro de tiempo y costes. Para las vigas de la grada (12 m de altura), se emplearon Estructuras MK sobre Cimbra BRIO.

Las fundaciones consistían en bloques repetitivos de gran tamaño. Para ello, por su versatilidad, se empleó el encofrado COMAIN.

Como sistema de apeo de losas y vigas, el Puntal de aluminio ALUPROP aporta ligereza y adaptabilidad a diferentes alturas de forjados. El Carro VR facilitó el traslado de las torres BRIO y ALUPROP a nuevas fases de hormigonado sin necesidad de ser desmontadas, lo que incrementa rendimientos y reduce materiales empleados.

El Gerente de Producción del Consorcio constructor afirma que las expectativas depositadas en ULMA se han superado con creces, con un servicio de alta calidad, asesoramiento permanente y el cumplimiento riguroso de los compromisos de suministro.