Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Encofrados y Andamios para la construcción

Metro de Roma, Línea C, Italia

Solución única en diferentes túneles

Descripción

La Línea C, que unirá periferia y centro de la ciudad, se convertirá en la mayor vía de transporte público de Italia y la primera del metro de Roma. Un proyecto único en el que ULMA trabajó a 30 m de profundidad y a lo largo de 25,5 km. 

Estación Alessandrino:

  • Longitud 2 túneles paralelos: 115 m
  • Radio de curvatura variable de 4,29 a 4,9 m
  • Longitud carro de encofrado: 12,1 m
  • Ciclo de hormigonado: 2 días
  • Montaje: in-situ 23 días. El carro MK, se empleó en ambas galerías y se dividió en módulos de 6 m para ejecutar el túnel de 28 m de la Estación Centocelle.

Estación Mirti:

  • Longitud 2 túneles paralelos: 46 m
  • Radio de curvatura variable de 4,29 a 4,9 m
  • Longitud carro de encofrado: 6,1 m
  • Ciclo de hormigonado: 3 días
  • Montaje: en almacén. La movilidad del sistema facilitó el descenso de la parte central en cada avance para evitar interferencias con la losa preexistente.

Estación Malatesta:

  • Longitud túnel: 165 m
  • Radio de curvatura variable de 4,29 a 4,9 m
  • Longitud carro de encofrado: 12,1 m
  • Ciclo de hormigonado: 3 días
  • Montaje: in-situ 17 días. Se empleó el mismo carro de la Estación de Alessandrino con un mínimo recambio de elementos. 
  • Divisible: la sección completa era 12 m, excepto en zonas curvas donde se redujo a 6 m.

Muros Estación Lodi:

  • Perímetro por planta: 276 m
  • Altura muros primera planta: variable 4,21-6,03 m
  • Altura muros resto plantas: 6,16-6,76 m
  • Ciclo de hormigonado: 2 días. Con el Sistema MK, como cercha con encofrado de forma, se ejecutaron muros de hasta 12 m de longitud. Ideal para largas estructuras, proporcionó una amplia gama de secciones en túneles, al margen de formas y cargas.

Solución ULMA

Desde el principio, ULMA suministró el material y aportó su alta experiencia en ejecución de estaciones subterráneas.

La modularidad del Sistema MK permitió, con una única solución, reutilizar los carros en diferentes galerías con una mínima adaptación a las distintas geometrías. 

La seguridad se integró en los sistemas ULMA, ya que todos sus carros porta-encofrado incluyeron plataformas y escaleras de trabajo.