Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Encofrados y Andamios para la construcción

Estadio de fútbol RCD Espanyol, Barcelona, España

Eficacia en obra de soluciones de encofrado

Descripción

El nuevo estadio de fútbol del RCD Espanyol se encuentra a las fueras de Barcelona, en la localidad de Cornellá-El Prat, sobre un solar de 36.000 m2. El proyecto se desarrolló en tres etapas: construcción de un campo de rugby, urbanización de todo el sector y finalmente, construcción del estadio.

El recinto con la capacidad de albergar en una primera fase a 37.751 espectadores, incrementó el número hasta los 40.500 en una segunda etapa sin tener que realizar obras estructurales de importancia sobre la tercera grada. La estructura de la cubierta compuesta por 4 vigas, con una máxima longitud de 200 m, se apoya en 8 pilares de hormigón de 2 m de diámetro.

Solución ULMA

La ejecución de este proyecto supuso un desafío constructivo por los altos ritmos de trabajo necesarios para desarrollar esta obra en los plazos determinados, además de mantener siempre altas cotas de calidad en el acabado. De ahí que se empleasen sistemas rentables, eficientes y de fácil manipulado como el encofrado de aluminio CC-4, para la ejecución de losas, y el sistema modular ORMA en el desarrollo de los muros de las gradas.

El sistema CC-4 aportó las ventajas propias del aluminio, como la ligereza. Este producto permitió el montaje previo de la retícula y la posterior colocación de la planchada. Dispone de un solo elemento portante, el cabezal de caída, que aceleró los tiempos de encofrado y desencofrado, y facilitó la recuperación del material sin que este cayese al suelo. La rentabilidad de la obra quedó asegurada ya que con este sistema combinado con otros como Mesas VR, y ENKOFLEX (en escaleras), posibilitaron una rotación de equipos con la consiguiente reducción de material necesario.

Con el Encofrado CC-4, se ejecutaron in situ las losas de hormigón y como apeo, puntales de aluminio ALUPROP arriostrados formando torres de fácil manipulado. Así, se alcanzó con seguridad las alturas necesarias en el apuntalamiento de la parte superior de las gradas.